Maltrato Infantil un Fenómeno Generalizado en Latinoamérica que No Discrimina

El 25 de abril se conmemora el Día Mundial contra el Maltrato Infantil, una problemática extendida en toda la región que no distingue raza, religión o cultura, y que cada vez se acrecienta más.

El hogar, los centros educativos, las comunidades y las situaciones de emergencia humanitaria: estos son solo algunos de los escenarios en donde, todos los días, miles de niños y niñas experimentan situaciones de maltrato en los países de América Latina y el Caribe. El maltrato infantil puede incluir violencia física, psicológica, y sexual, así como también negligencia o cuando el niño o niña es testigo de la violencia que se da en el ámbito doméstico.

Todos estos son escenarios en donde los niños y niñas deberían sentirse seguros. Esto, y el hecho de que a menudo quienes ejercen ese maltrato son personas conocidas por ellos, dificulta su detección y denuncia, ya sea porque se esconde por vergüenza o porque se naturaliza como un hecho común.

Existen circunstancias que propician las situaciones de violencia hacia los niños y niñas. La pobreza, la cual es producto de multiplicidad de factores como ser la inestabilidad política, la guerra y la discriminación; suele ser una de ellas. Actualmente existen 70 millones de niños y niñas en la región que viven en situación de pobreza, de los cuales 2 de cada 3 sufren regularmente violencia física o psicológica.

Otros datos regionales indican que 2 de cada 3 niños y niñas menores a 15 años experimenta algún tipo de disciplina violenta en el hogar, mientras que 3 de cada 10 estudiantes adolescentes de 13 y 15 años son acosados regularmente en sus centros educativos.

Las consecuencias del maltrato infantil son preocupantes. Estudios científicos de todo el mundo evidencian secuelas a corto y largo plazo en los niños y niñas, dependiendo de la intensidad y el tiempo de duración de la situación de maltrato. La mayoría presentan sentimientos de temor intenso, baja autoestima, dificultades para el relacionamiento con sus pares, y conductas agresivas o extremadamente pasivas. Asimismo, un niño o niña víctima de la violencia tiene menor capacidad para aprender y alcanzar todo su potencial personal, así como también para hacer contribuciones positivas a la sociedad.

En este contexto, y en el marco del día Mundial contra el Maltrato Infantil, Aldeas Infantiles SOS Honduras ratifica su compromiso con la Convención sobre los Derechos del Niño para poner fin a todas las formas de violencia contra las niñas, niños y adolescentes, y condena todas las formas de maltrato.

Este es un problema urgente y como sociedad tenemos la responsabilidad de proteger a los niños y niñas de cualquier forma de maltrato. La visibilización esta problemática es fundamental para su prevención y para ello es necesario un enfoque multisectorial. Poner fin al maltrato infantil es el compromiso que Aldeas Infantiles SOS Honduras asume como organización, y lo hace asegurando ambientes protectores y de cuidado familiar, así como evita que los niños y niñas se separen de sus padres y hogares a causa de este, y otros motivos.

Este 25 de abril y todos los días, digamos  #FinAlMaltratoInfantil