DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO

1 de cada 10 niños en el mundo crecen solos. Cambiar esta realidad es impostergable.

Aldeas Infantiles SOS estima que aproximadamente 220 millones de niños en el mundo crecen sin la protección de una familia o están en riesgo de perderla, según el estudio Child at Risk realizado por la organización en 2016. Es decir, 1 de cada 10 de los dos mil millones de niños en el mundo. Crecer lejos de un entorno familiar, sin protección y afecto, trae consigo consecuencias desfavorables en el desarrollo de los niños y niñas. El 20 de noviembre, Día Internacional de los Derechos del Niño, la organización lanzó la campaña internacional “Ningún niño nace para crecer solo”, para alertar sobre este tema y promover que se destinen todos los esfuerzos necesarios para asegurar el derecho de los niños a vivir en familia.

La familia tiene un papel preponderante en la garantía del cuidado, bienestar y protección de los niños, por ser el espacio natural para su crecimiento y desarrollo, particularmente en sus primeras etapas de vida. La familia representa el mejor lugar para que los niños crezcan. Sin entornos protectores que promuevan el desarrollo de las capacidades y competencias de los niños, su integridad personal y desarrollo integral está en riesgo. Además, sus posibilidades de vivir una vida adulta de forma autónoma, segura y responsable a la que tienen derecho, decrecen considerablemente.

 Un nuevo informe de Aldeas Infantiles SOS, titulado “El efecto del cuidado”, refleja las consecuencias negativas que viven los niños y niñas que no reciben un cuidado de calidad. Allí se menciona cómo esto impacta negativamente a la sociedad. Millones de niños en situaciones de vulnerabilidad llegan a la vida adulta careciendo de oportunidades para su desarrollo integral, como el acceso a la vivienda, estudios, acceso a empleo digno y decente, así como espacios de participación y capacitación, lo que dificulta que puedan convertirse en ciudadanos activos y miembros participantes contribuyentes de la sociedad.

De este modo, la organización recomienda una mayor inversión de los Estados para apoyar la atención individualizada tanto a las familias como a los niños y niñas que se encuentran en circunstancias vulnerables. Los niños tienen derecho a una familia protectora y afectiva, a ser niños y disfrutar de su infancia. Hay un valor inherente en la infancia que debe ser protegido por todos los miembros de la sociedad.

 

“Ningún niño nace para crecer solo”

Para la campaña, la organización realizó una pregunta clave a niños y niñas de todo el mundo: ¿cómo sabes que tu mamá o tú papá se preocupa por ti? Se recibieron videos caseros con sus respuestas, a partir de los cuales se creó la campaña en la que se busca enfatizar la idea de que “ningún niño o niña nace para crecer solo”. Se puede ver el vídeo AQUÍ.

Para colaborar a cambiar la realidad de los niños en Honduras que están creciendo lejos de un entorno familiar, las personas pueden entrar en este enlace y ser parte de la solución.

El efecto del cuidado

Trabajando en el fortalecimiento de familias junto a más de 80.000 niños y jóvenes de todo el mundo, la organización ha experimentado la importancia del “efecto de cuidado”. El informe recién publicado concluye que, brindando un cuidado de calidad a los niños en circunstancias vulnerables y trabajando por garantizar el cumplimiento de sus derechos en entornos familiares y protectores, se tendrá mayores posibilidades de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por la ONU y construir un futuro mejor para el mundo.

 

Esto es respaldado por el Centro para el Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard, que ha afirmado que cada dólar invertido en el desarrollo de la primera infancia devuelve de USD 4 a USD 9 a la sociedad.